Filosofía para un buen plan rural

Cuando elegimos un plan rural, no hablamos de un viaje más, la opción es alejarnos de la urbe para sentir la naturaleza, paladear los verdes y ocres de la vendimia por  las rutas de La Rioja   o dejarnos seducir por las playas de Santander.

La filosofía de un buen plan rural va asociada a volver a ser niños, a redescubrir paisajes, olores, sabores, a olvidarnos de los quehaceres  y la rutina diaria, que no nos deja ver más allá de la pantalla de un ordenador, o de una lista interminable de tareas.

Kit para un plan rural

A la hora de hacer la maleta, tenemos que dejar fuera la tecnología, no estaría de más dejar olvidado el teléfono móvil, tablet u ordenador para redescubrir cómo era el mundo no hace más de 10 años. Un buen kit no debería incluir tecnología, así saborearemos mejor nuestra ruta.

Maleta plan rural

Un mapa de carreteras, como a la antigua usanza. ¿Has probado a perderte?, muchas veces descubrirás que el camino hasta llegar a tu destino está plagado de pequeños pueblos que pasan desapercibidos y con mucho encanto, no importa que te desvíes de la ruta, seguro que merece la pena.

Tiempo, lo más valioso que puedes llevar en tu mochila para tu plan rural es tiempo,  tiempo para compartir con tus compañeros de viajes, para redescubrir, para dormir, trepar, comer, sobremesas, diversión, deporte, naturaleza  tiempo para invertir en ti mismo y respirar aire fresco.

Actitud positiva, este será el mejor ingrediente que puedas añadir, de tu actitud dependerá el resultado de tu viaje. Recuerda que no somos imprescindibles y que nada merece tanto la pena como para estropear un viaje.

Cómo verás tu Kit no va a pesar mucho, pero hará que tu plan rural sea inolvidable.

¿Nos aportas algún elemento más para el kit?

Foto: http://www.maletalia.com/tienda/novedades/